domingo, 21 de noviembre de 2010

MEDICAMENTOS EN GONDOLAS. CONTEXTO E IMPLICANCIAS PARA LA SALUD

http://www.bux4ad.com/aft/26180ee9.html







Se ha anunciado un envío al Congreso de un proyecto que impulsa la venta de medicamentos que no requieren receta, en góndolas de supermercado, según la génesis del proyecto, para que el público tenga un mejor acceso a éstos y a bajo costo, debido a que actualmente el mercado farmacéutico se encuentra concentrado en tres cadenas de farmacia, con lo cual se obligaría por efectos de mercado a la baja de precio de éstos, con el consiguiente beneficio para el paciente.


Sin embargo, hay poco conocimiento por parte de la población de cuales son estos medicamentos y también desconocimiento de su potencial efecto nocivo, si no hay una supervisión o información clara respecto a su consumo, en cuanto a dosis y duración del tratamiento.




¿QUE SON LOS MEDICAMENTOS DE VENTA LIBRE?
Los fármacos de libre venta o los denominados Over the counter (OTC), son aquellos medicamentos que pueden ser adquiridos sin una receta médica, y que, en teoría, son seguros para la población.




Estos medicamentos son una fuente significativa de morbilidad y mortalidad en los Estados Unidos. Se encuentran en góndolas hace bastante tiempo en dicho país. A pesar de que las estanterías de todas las farmacias más importantes y tienda de comestibles están muy surtidas con estos medicamentos y se utilizan millones de veces cada día, pocas personas son conscientes de los peligros planteados por medicamentos comunes de venta libre, especialmente paracetamol y los antiinflamatorios no anti-inflamatorios (AINE) como el ibuprofeno y el naproxeno. El paracetamol y los AINE comúnmente causan grave del hígado y los efectos secundarios gastrointestinales, pero la mayoría de la gente no tiene idea de lo peligroso que puede ser.




Parte de esta ignorancia se debe a que estos medicamentos fuertes están disponibles sin receta médica, y la televisión pesados y publicidad en revistas tal vez haya dado la impresión de que los medicamentos para el resfriado, analgésicos, antihistamínicos y otros medicamentos son seguros en todas partes. De hecho, los medicamentos de venta libre como categoría son responsables de más de 150.000 hospitalizaciones cada año, de acuerdo con la FDA, y casi 1.000 medicamentos de venta libre han sido relacionados con la toxicidad hepática, que causa cerca de 2.000 muertes al año en los Estados Unidos (Ford MD et al 2001).




Una encuesta de Harris Interactive reveló algo de información del consumidor sobre el uso de estos medicamentos de venta libre (Harris Interactive 2002):

- 51 por ciento de los pacientes que respondieron leer la etiqueta cuando se utiliza un medicamento sin receta por primera vez.
- Sólo el 34 por ciento de lee la etiqueta de los ingredientes activos.
- Sólo el 19 por ciento de lee la etiqueta de instrucciones de uso.
- Sólo el 10 por ciento de lee la etiqueta de los posibles efectos adversos o advertencias de uso.
- Sólo el 34 por ciento que tomó un medicamento de venta libre para aliviar el dolor de cabeza dolor pudo identificar correctamente el principio activo, que conduce fácilmente a la duplicación generalizada de los ingredientes en productos diferentes.
- Uno de cada tres encuestados utilizan más de la dosis recomendada de un medicamento de venta libre.
- 69 por ciento tomó más de la dosis recomendada de una vez.
- 63 por ciento tomó la siguiente dosis antes de lo indicado en la etiqueta.
- 44 por ciento tomó más días la medicación de lo que la etiqueta indicaba.





El Paracetamol (acetaminofeno)




Se encuentran en varias presentaciones de venta libre, incluyendo Kitadol ®, Tapsin ®, Panadol ® y Zolben ®. El acetaminofeno se usa para reducir el dolor y la fiebre. Ha estado disponible en los Estados Unidos desde 1960. A diferencia de los AINE, el paracetamol no reduce la inflamación, no altera la coagulación de la sangre y no provoca complicaciones gástricas (Roberts LJ et al 2001).


Sin embargo, la sobredosis de paracetamol es una de las causas más comunes de intoxicación por medicamentos de venta libre en los Estados Unidos y Gran Bretaña. Más de 30.000 casos por año de sobredosis de paracetamol se informó a la Asociación Americana de Centros de Toxicología (Bartlett D 2004). Es la principal causa de insuficiencia hepática en el mundo occidental y la principal causa de las drogas insuficiencia hepática inducida en los Estados Unidos (Bartlett D 2004).



Las personas que tienen trastornos hepáticos o que consumen grandes cantidades de alcohol se les aconseja evitar el acetaminofeno, que puede dañar los riñones y el hígado, incluso a dosis terapéuticas (Bromer MQ et al 2003). Las personas que usan el paracetamol de forma regular pueden duplicar su riesgo de cáncer de riñón (JA Kaye et al 2001, M-Gago Domínguez et al, 1999; Derby LE et al 1996).



AINES y aspirina
Los AINES (antiinflamatorios no esferoidales), son medicamentos comunes utilizados para reducir el dolor y la inflamación. Están disponibles tanto de medicamentos de venta libre (por ejemplo, el ibuprofeno y el naproxeno, como marcas registradas Actron®, Naprogesic®) y medicamentos con receta (por ejemplo, las enzimas de la ciclooxigenasa, algunos de los cuales son llamados inhibidores COX-2). Debido al elevado riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, varias recetas inhibidores de la COX-2, como Ceoox ® y Bextra ®, fueron retirados del mercado por sus fabricantes a finales de 2004 y principios de 2005. Celebra®, una prescripción de la COX-2 inhibidores, se mantuvo en el mercado, pero la FDA exigió que el fabricante añade una fuerte advertencia, prominentes en el paquete que detalla los riesgos elevados de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Los AINES de venta libre, sin embargo, no estaban implicados en estos estudios y así siguen siendo abundantes. En total, más de 30 millones de dosis de AINES se consumen anualmente en los Estados Unidos. El ibuprofeno, el más común AINES de venta libre, se puede encontrar varias presentaciones. Incluso a niveles no tóxicos, los AINES producen daños en los tejidos del tracto gastrointestinal, inhiben la función de las plaquetas (células sanguíneas que ayudan en la coagulación y la homeostasis), y alteran la función renal.

Los efectos secundarios gastrointestinales causadas por los AINEs se deben a su capacidad para inhibir la COX-1, la cual es responsable de proteger el estómago a través de la producción de moco y la defensa inmune celular, mantener el flujo de la sangre y la función renal (Becker JC et al 2004). Cuando estas funciones se ven comprometidos, el revestimiento del estómago es vulnerable a los daños.

La aspirina es ampliamente utilizado para aliviar el dolor y tiene efectos secundarios y contraindicaciones similares a los de los AINES. Es muy importante que la gente no use aspirina y los AINES juntos a menos que lo indique un médico. Al igual que los AINES, la aspirina puede causar malestar gastrointestinal.

La aspirina se usa para aliviar el dolor leve a moderado y para reducir la fiebre, enrojecimiento e hinchazón. En dosis bajas, puede ser utilizado para ayudar a prevenir la coagulación de la sangre. Se utiliza para aliviar el malestar causado por numerosos problemas médicos, incluyendo dolor de cabeza, infecciones y artritis.

Incidencia y factores de riesgo para la sobredosis por AINES
El uso regular de AINES aumenta el riesgo de trastornos del riñón. El deterioro agudo de la función renal se produce en el 0,5-1 por ciento de los pacientes que toman regularmente AINES (Whelton A et al 1991). La tasa de mortalidad por toxicidad gastrointestinal por AINES, como la toxicidad de los AINES con receta, es de 0,2 por ciento anual (Peura DA 2002).

El consumo generalizado de los resultados de los AINES en aproximadamente 107.000 hospitalizaciones cada año por complicaciones gastrointestinales y 16.500 muertes de pacientes con artritis (Peura DA 2002). Algunos investigadores se han referido a AINES toxicidad como una "epidemia silenciosa" que es poco apreciado por la profesión médica (Bandarage et al 2001). El uso de corticosteroides con AINES aumenta el riesgo de complicaciones gastrointestinales y la muerte, en comparación con el uso de AINES solos (Schoenfeld P et al 1999).

El riesgo de trastornos digestivos, úlceras y daños en el hígado de los AINES puede aumentar para las personas que beben con regularidad (Beers et al 2005). EL aumento del riesgo asociado con la toxicidad AINES se asocia también con los siguientes factores (O'Malley P 2005):

- ser mayor de 65 años de edad (Peura DA 2002)
- ser mujer (las mujeres son los usuarios más comunes)
- fumar
- con alto índice de masa corporal
- tener diabetes, enfermedad cardiovascular o hipertensión


Contexto del envío del proyecto de Ley.
El gobierno lo apoya porque así se abre el mercado farmacéutico y se evitarían las colusiones, mientras que el Colegio de Químicos Farmacéuticos de Chile, se opuso rotundamente ya que podríamos seguir el camino de Argentina y aumentar la auto medicación en nuestro país y la intoxicación por consumir remedios sin receta médica, la cual según cifras de la Presidenta de este organismo, María Soledad Velásquez ya llega a un 58% en Chile.
Según el artículo 123 del Código Sanitario, establece que la venta de medicamentos se efectúa en farmacias bajo la responsabilidad de un profesional Químico Farmacéutico, y que sólo por excepción se autorizarán almacenes farmacéuticos, pero ahora vemos que es estos serán la norma general. Aquí se ha intentado violar el espíritu de la ley y puede ocurrir que en vez de una libre competencia y de precios más económicos para los consumidores, terminemos mucho más preocupados por otra colusión entre las farmacias y/o entre los supermercados.
Sin contar además, el daño económico que tendrían las farmacias de barrio o boticas que apenas pueden competir contra las grandes cadenas para que ahora, tengan un tercer competidor: los supermercados.
Los contra de la aplicación de la medida.
- El Estado deja de tutelar y proteger la salud de los chilenos, al dejar a libre disposición medicamentos que sin duda tomarán personas que creen estar sanas y tiene contraindicaciones sin saberlo. Cosa que hoy ocurre ya en las farmacias, con la famosa oferta de la semana, pero con los supermercados será mayor. Si hoy jóvenes abusan de las bebidas energéticas en supermercados, ahora tendrán más fármacos para abusar (antigripales tienen efecto similar a las bebidas energéticas por cafeína o pseudoefedrina).
- Obviamente aumentará la automedicación, que hoy según estudios recientes alcanza a cerca del 75% de la gente que va a farmacias
- Farmacias para no bajar tanto sus ventas, comenzarán a vender sin receta medicamentos que hoy no promueven o son vistos como más delicados en la actualidad. Y la baja de precio de los medicamentos de libre venta, serán compensados ineludiblemente por aumento de precio de los fármacos que si la requieren, por lo que inevitablemente se va a encarecer el costo de salud de aquellos pacientes crónicos que requieren tomar periódicamente medicamentos para Hipertensión, Diabetes, Hipotiroidismo. Es decir, los costos de los medicamentos en la sumatoria final, irán al alza.

Este tema no es en nuevo, en el año 1997, el actual senador Guido Girardi ya había postulado la idea de que los supermercados vendieran remedios genéricos sin receta médica. El proyecto de ley buscaba modificar los artículos 123, 124, 125 y 127 del código Sanitario para establecer nuevas formas de almacenamiento y venta de medicamentos. Con la diferenciación de "venta directa" o "venta con receta".

La automedicación se ha convertido en un problema de salud pública que no solo pone en riesgo la vida de las personas, sino que le implica al Estado y a los usuarios altos costos en la atención de intoxicaciones por medicamentos o para contrarrestar una interacción perjudicial entre fármacos.

Según el Centro Nacional de Control de Intoxicaciones de Costa Rica, en el año 2004 se atendieron 12.514 casos de los cuales el 49,6% correspondió a intoxicación por medicamentos; es decir, 6.199. El paracetamol es el medicamento que con más frecuencia provoca casos de intoxicación sobre todo en niños, 561 en el 2004, según ese Centro.

¿Crees que comprar medicamentos genéricos sin una orden emitida por un médico sea una buena idea?. ¿ O realmente ayudará a que nosotros los consumidores tengamos más libertad de elección de marcas?.